En tiempos de crisis como los que vivimos, no se limite a hacer negocios en España por no conocer otros idiomas. El mundo entero es un enorme nicho de mercado con el que podrá comerciar pero, para ello, la comunicación tiene que resultar fluida. Póngase en manos de los mejores.

Le ayudaremos a resultar un interlocutor fiable

La primera impresión es la que permanece. Lo normal es que sus empleados, compañeros de trabajo o incluso usted mismo sepan algún idioma, pero que no posean un conocimiento profundo del mismo o que desconozcan la terminología más técnica y especializada. Si quiere que su potencial cliente extranjero le tome en serio y le vea como un interlocutor fiable, deje sus comunicaciones en manos profesionales. No sólo se juega su reputación, sino también consecuencias nefastas y muy costosas por culpa de un contrato erróneamente traducido, por ejemplo.

Ahorre tiempo…

Para las empresas cuya rama de actividad nada tiene que ver con el sector lingüístico no resulta nada fácil ni evidente buscar traductores capacitados. Primero, porque no saben dónde buscarlos y segundo, porque no saben la preparación y experiencia que deben exigirles a los profesionales en cuestión. No es lo mismo una traducción que una interpretación o una transcreación y, por supuesto, un ingeniero no tiene por qué saberlo. Con dedicarse a lo suyo ya tiene bastante, así que delegar en expertos del sector le ahorrará tiempo. Realizar una traducción en interno y luego tener que encargar a traductores profesionales se reformulación supone desperdiciar recursos. Asimismo, tirarse un día entero delante del ordenador buscando un traductor de español a sueco no tiene sentido cuando existen profesionales que pueden encontrar al mejor en 15 minutos.

Traductora_Marbel_Traducciones.jpg

…Y en consecuencia dinero

Todos estos contratiempos tienen un impacto negativo directo en la planificación temporal de su proyecto. Y todos sabemos que el tiempo es oro, ¿no? Por lo tanto, estos contratiempos también tienen un impacto directo en su bolsillo. Las cosas no están como para ir tirando el dinero, así que piense que normalmente lo barato sale caro y contrate a profesionales que le solucionen el problema con rapidez y absoluta solvencia.

 

¿Repara usted mismo su vehículo siguiendo las explicaciones de un video de Youtube o lo lleva al taller?

¿Permitiría que su contable le hiciera un implante dental porque una vez vio un documental sobre odontólogos?

Bastantes responsabilidades tiene usted ya. No lo dude, delegue y permita que Marbel Traducciones le ayude haciendo lo que mejor sabe. Será su dinero mejor empleado.