Cuando se trata de trasladar a otro idioma expresiones coloquiales, la importancia de una buena traducción adquiere especial relevancia. Hace unos días el Presidente de la República Francesa, Emmanuel Macron, en unas declaraciones al medio Le Parisien sobre las personas no vacunadas empleó la palabra emmerder (https://www.leparisien.fr/politique/emmerder-les-non-vaccines-les-debats-sur-le-passe-vaccinal-suspendus-apres-notre-interview-de-macron-05-01-2022-3NX2DW2JJBGHXNBPVXMQDSQEHM.php).

 

Estas polémicas declaraciones han tenido gran repercusión en los medios de todo el mundo sobre todo por el término coloquial utilizado por el presidente francés. Es curioso observar cómo en función de la traducción de esa palabra las declaraciones pueden ser más o menos vulgares y, por tanto, tener un mayor o menor impacto.

Francia_Macron_Emmerder_Marbel_Traductores.jpg

En el mundo anglosajón se ha seguido mayoritariamente la traducción usada por la BBC I want to piss off the non-vaccinated. Sin embargo, en los países latinos hay matices más interesantes de analizar.

 

En Italia, la RAI emplea la opción más cruda voglio davvero rompergli i c...., donde los puntos suspensivos esconden la palabra coglioni. Sin embargo, en otros medios como La Republica han traducido esta expresión por rompere le scatole que no tiene la connotación vulgar de la primera opción.

 

En España también tenemos varias traducciones que cambian el tono y la fuerza de las declaraciones del presidente. Medios como El Mundo o El País han traducido emmerder como «joder» pero, por el contrario, RTVE o La Vanguardia han preferido utilizar la palabra «fastidiar».

 

Por lo tanto, resulta fundamental asegurarse una buena traducción para que el texto original llegue al idioma de destino incluyendo todos los giros y matices empleados en el original. Desde MARBEL TRADUCCIONES, damos sentido a las palabras, y le garantizamos un trabajo serio realizado por expertos.